domingo, 29 de junio de 2008

A mi perro con amor



Extracto del libro "Talking to Heaven"
(Hablando con el cielo) de James Van Praagh


Nuestras mascotas van a un cielo, un tipo físico de mundo muy hermoso: el mismo que ocupamos los humanos. Cuando fallece un animal, salen a recibirlo los seres humanos (uno o varios) con quienes mantenía una buena relación en la tierra. Si no hay nadie disponible, si el animal no compartió su experiencia terrenal con un humano, a menudo lo reciben cuidadores de animales, almas generosas que cuidan de nuestras mascotas hasta que alguien con quien mantuviera fuertes lazos afectivos se reúna con él en el mundo espiritual. Con toda probabilidad esos cuidadores son personas que, en la tierra, adoraban a los animales. Es bastante común que el animal recientemente fallecido regrese a su residencia terrenal con toda probabilidad se sentará en la misma silla, dormirá en el mismo sitio y te observará con toda atención. Recuerda la bondad y el amor que recibió de ti en la tierra, a menudo volverá para velarte y protegerte.

2 comentarios:

Amanda dijo...

Gracias por estas palabras.

pax dijo...

Estoy hundida por la muerte de mi adorada perrita golden hace 2 meses y 10 dias. .no sé vivir sin ella. .y aunque he adoptado recientemente un cachorro, sigo muy triste , vacía y hundida. Ella era uno de los seres más importantes y queridos por mi...

Reconforta saber que en la eternidad ya jamás volveremos a separarnos. ."Siempre juntas mi vida"